Ropa de primavera en la semana fantástica sine die

Dos monedas, un Bolaño. Ella abre el diario y separa las llamadas telefónicas de los detectives salvajes en la calle Montalegre.

Por los descosidos de la primavera se han colado los deshollinadores del Vaticano preparados para el día de después; los armarios del ministerio del interior con las puertas de par en par para que salgan los salvadores de la humanidad; la vara de mando de Ponferrada para ser el premio del nuevo concurso “tu dimisión no me suena”; los cambios de escolta a pie de puente aéreo.

El viernes al mediodía y ya huele a primavera. Las aceras están llenas de verdades falsas y de ciertas mentiras. Cierra el diario, se levanta, recoge la ropa y piensa que otra primavera es posible.

spotify:track:2Eg0lw3ko0sv4t3oQNoO2D

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s