Un año

Dos monedas, trescientos sesenta y cinco días y un blog. Ella abre el diario y encuentra un nuevo mes. Abril le ha dado la vuelta al calendario y el reverso de cada página esconde el borrador de todo lo no escrito, de todos los tachones de lunes a sábado resumidos en domingos de café y canciones, de todas las historias robadas a un libro sin encuadernar, de todos los recuerdos que no dan para unas memorias, de todas las dedicatorias en busca de un beso, de todos los finales no encontrados.

Cierra el diario, se levanta, recoge la ropa y deja que duerma mientras piensa, “¿quién quiere musas estando tú?”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s