Quizá porque mi niñez sigue jugando en tu playa

Lucía siempre fue más Rocafort, Urgell, Universitat. Laura más Poble Sec, Paral.lel, Drassanes, Liceu. En todos aquellos años que vivieron en Barcelona nunca se pusieron de acuerdo para ir de España a Catalunya. Ni para volver.

Dos caminos. Nunca entendió que Laura optara por el camino más largo y que lo argumentara con aquella manía a la que siempre se refirió como un derecho.

A la salida del tanatorio Lucía le agradece el haberse ocupado de todo, hasta del amarillo a la genista. Su padre siempre le tuvo mucho aprecio.

No han dejado de abrazarse durante toda la ceremonia, pero no hay más tiempo. Ha de volver. María Dolores y Soraya no pueden vivir sin ella. Lucía hace tiempo que ejerció su derecho a decidir. De forma unilateral.

spotify:track:37enJgsRqIrhOlEFniMd7j

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s