Amor de mare

El taxista li pregunta si necessita res més. Ningú l’espera. Ella, que no ha deixat de plorar en tot el trajecte, fa que no amb el cap i obre el moneder per pagar-li.

Rosa va ser a qui Eva trucà el dia que en Pere li va rebentar el llaví per primera vegada. Eva va ser a qui Rosa trucà el dia que va saber que el diagnòstic era de càncer.
Seia al seu costat sense parlar, l’agafava de la mà sense dissimular, plorava sense amagar-se, no deixava que s’oblidés de lluitar, sempre l’acompanyava, mai deia que no, l’ajudava a aixecar-se, no li retreia res, i l’aconsellava encara que no li fes cas.
Fins al dia de l’enterrament d’en Pere. L’endemà va desaparèixer sense cap paraula més que l’abraçada del cementiri.

La Rosa; la que havia estat la seva sogra; la que un dia li va dir que en Pere, el seu propi fill, era un fill de puta; la que acabà amb el problema de l’Eva de soca-rel; paga la carrera, entra al tanatori on són les despulles de l’Eva i no deixa de pensar que el món n’està ple de fills de puta.

IMG_2432

Anuncios

Abierto en domingo

Discutían en la sección de oportunidades sobre si aquella estantería era más adecuada para copas y platos o para libros y música y sin premeditación acabaron en un motel de mala muerte. Besos “low cost”, caricias de ocasión, gemidos última oportunidad, amor de segunda mano descubierto entre bolsas azules y amarillas.

Fueron felices al final de las rebajas hasta que sonaron los dos móviles a la vez. Los niños seguían en la piscina de bolas de Ikea.

1345242023_bcbbb84ee8b911e1acff22000a1e8b23_7

Fascículos

El primer día de vacaciones vuelve a la página marcada del libro que empezó una mañana y que solo lee una vez al año.

Esposas, hijos, amantes, trabajos, enfermedades, olvidos, recuerdos, guerras, tragedias, llantos, risas, cunas, ataúdes, silencios, días, semanas, meses y años.

Vidas que al acabar el día vuelven a la estantería hasta las próximas vacaciones.

Sin título

Pompas

La burbuja atravesó la realidad y envolvió a Jimmy para ascenderlo entre risas. Fue el niño más feliz del mundo hasta que estalló de alegría.

Sin título

Muy señor mío

Cada tres meses el banco envía una carta para informar sobre la actualización de las comisiones que cobra por la carta que envía cada tres meses.

Sin título

Escuela de verano

Guardamos los lápices con los que aprendimos a escribir entre líneas de pentagramas, a callar entre mentiras ensordecedoras, a olvidar entre sueños falsos, a respirar entre suspiros vacíos, a volar entre hojas secas, a reír entre lágrimas envenenadas, a conjugar entre infinitivos impersonales, a buscar entre oficinas de objetos perdidos, a olvidar entre extractos de la tarjeta de crédito, a publicar entre ediciones de bolsillo, a dejar de dar vueltas entre los carruseles del olvido, a tender puentes entre ropa sucia.

Donde aprendimos que entre las ingles y los labios solo caben los cuentos sin final.

1316715821_ce23ac765be2421f81b72894bb303ae3_7

Sin palabras

Tiene las vacaciones llenas de diccionarios.

Cada uno de setiembre empieza una agenda donde apunta todas las palabras que no entiende. El uno de agosto las ordenada por nivel de ignorancia, por tamaño y por orden alfabético.

Cada año dedica las vacaciones a entender el mundo que le rodea.

1327146457_b7071486442511e180c9123138016265_7