Raymond Chandler decía, al final de su carrera, que las características generales que determinan las claves de toda novela policiaca podían (y debían) aplicarse a cualquier género narrativo, esto es: tensión narrativa, suspenso, correcto sistema de la verdad-veracidad, etc. Desconocemos si Rubén Azorín ha leído El largo adiós pero lo que sí sabemos es que su novela, LUNA: Apogeo, es una excelente pieza de Ciencia Ficción que puede leerse, sin embargo, en clave de thriller. Lo cual nos atrapa hasta el final.

Trabajada minuciosamente, LUNA: Apogeo es un puzzle milimétrico, uno de esos libros que para leerlos hay que abstraerse del mundo y, con boli en mano, dejarse llevar por cada detalle y por cada punto de información como si fuera el último. No sobra absolutamente nada.

En ese sentido, LUNA: Apogeo es la historia de un grupo de científicos, agrupados en el Proyecto de Medición Lunar Láser que, al margen de los Gobiernos, tratan de anticiparse y combatir una inminente catástrofe. Pero, al respecto, el lector no es una pieza decorativa a lo largo de las páginas, Rubén Azorín, nos obliga a recorrer el libro en sentido inverso, es decir: la historia va desde el lector (testigo omnisciente) hacia la trama y, en realidad, ambos componen la historia.

Despojada por completo de cacharros y artilugios facilistas de guerras cibernéticas, replicantes o cafeteras parlanchinas, LUNA: Apogeo se centra en el carácter científico de un futuro no tan remoto, cuyas piezas de ese escenario son veraces (diría Chandler) y hasta empíricas.

Tal y como manifestó el mismo escritor, [en LUNA: Apogeo] “he querido huir de lo fantástico y convertir la novela en algo real, en algo creíble. En ciencia ficción realista, como nos atrapaban los grandes clásicos. Está ambientada en un futuro cercano. […] y a lo largo de su recorrido la novela reta al lector a distinguir la realidad de la ficción y a juzgar si las cosas son como nos las habían contado”.

De este modo, con una erudición poco común en la literatura actual, la novela prescinde de todo artificio para hundirse en una trama sólida, entretenida y atrapante. No hay engaños, ni dilación, en LUNA: Apogeo: te sumerges en uno de esos libros que no quieres terminar.

Fuente: www.falsaria.com/blog/luna-apogeo-de-ruben-azorin

LUNA_Apogeo

—–

Historia Estúpida de la Literatura, Enrique Gallud

Luego de un breve repaso por el historial de reseñas publicadas, comprendo que no hemos recomendado ninguno es un libro de humor. Y eso está mal y la mejor forma de subsanarlo es leyendo Historia estúpida de la literatura, de Enrique Gallud Jardiel.  Humor con mayúsculas. De modo que, como comprenderá el exquisito lector, comenzar a reseñar Historia estúpida de la literatura es algo que disfruté enormemente, tanto o más de lo que disfruté leyéndolo.

Un dato a tener en cuenta: aquel fantástico escritor de principios del siglo XX, una de esas joyas de la literatura española llamado Enrique Jardiel Poncela dejó descendencia y una de esas líneas del ADN, cargada de talento, humor y erudición, fue a parar hasta su nieto Enrique Gallud Jardiel, un tipo que leyó tanto que un día comprendió que si uno es capaz de leer gran parte de la Literatura Universal termina muerto de risa.

Es decir, se tomó la literatura muy en serio (publicó más de treinta libros, es Doctor en Filología Hispánica Cum Laudem, dio clases en la Universidad Jawaharlal Nehru de la India donde, por otro lado, ha vivido y es, como si fuera poco, especialista en indología, imparte talleres de interpretación, ha dirigido tesis…). Con este inconmensurable currículo, Enrique Gallud Jardiel termina escribiendo un libro cuyo nombre, Historia estúpida de la literatura no es más que una heterogénea recopilación de artículos y poemas de índole burlesca sobre literatura, sobre la Gran Literatura.

Formado por múltiples géneros cómicos, versos imitativos, falsas reseñas de libros, textos apócrifos, parodias teatrales, burla de las técnicas de los talleres de escritura y otras muchos estilos sorprendentes, Historia estúpida de la literatura es una chifladura absolutamente genial.”

Seguir leyendo: http://www.falsaria.com/blog/historia-estupida-de-la-literatura-de-enrique-gallud-jardiel/

Historia-estupida-de-la-literatura
—–
Después de la tormenta, de David Bailón

La literatura sirve, aunque a veces se nos olvide, para fabular sobre una realidad paralela a la que vivimos, de ahí que leamos para evadirnos, divertirnos o para plantearnos otros mundos posibles. ¿Qué ocurriría si, en uno de esos mundos posibles, se nos plantease otro resultado distinto al conflicto bélico más importante que asoló España durante la primera mitad del siglo XX? Esto es lo que nos plantea, con la mayor naturalidad y muy buen resultado,David Bailón en su novela Después de la tormenta (editorial Falsaria).

En un tiempo indeterminado tras la contienda, son los republicanos quienes ganaron la guerra y quienes imponen sus normas. Y David Bailón presenta esta nueva realidad de una forma coherente y bien construida y dejando que sea la propia historia la que fluya.

La acción, que transcurre en una pequeña población andaluza, está cargada de la atmósfera, las maneras y los personajes que conducirán al lector por el ambiente de la época. Cargada de intriga, el reparto coral de personajes mostrará la vida apacible en el pueblo en el que convivirán distintos caracteres: un marqués amante de la velocidad, un viejo labriego que siempre va acompañado de su mascota, una mujer amante de la naturaleza con fama de curandera, y otros más variopintos entre los cuales deberá resolverse la entidad de un personaje, Ana, atraída por las excavaciones de la pequeña localidad.

Lo que en un principio traerá prosperidad y esperanzas al pueblo, se irá convirtiendo en un grave peligro para la estabilidad de su paz: la avaricia, la traición, el miedo, la brutalidad harán todo lo posible por menoscabar la inocencia del pueblo, lo que traerá consecuencias nefastas para los habitantes del pueblo.

Después de la tormenta, además de un argumento sólido, es una novela entretenida que no permite al lector levantar los ojos de sus páginas. Ideal para una tarde lluviosa. Se recomienda hacer acopio de provisiones hasta terminarla. Después, lucirá el sol. 


Después de la tormenta

Después de la tormenta
David Bailón
N° de páginas: 142
Tamaño: 150×210
Interior: Blanco y negro
Maquetación: Pegado
ISBN eBook en PDF: 978-1-291-67727-0

Conseguir: Bubok.es

——-

La Puerta, de Ernesto Cobo García
La literatura de terror nunca fue el género preferido de los escritores españoles, algo que, por suerte para os amantes de la literatura de terror (en sus distintas vertientes: terror-ciencia-ficción, terror-thriller, terror-sobrenatural, etc.) ha ido cambiando progresivamente con nuevas generaciones de escritores hispano-parlantes que aderezaron el clásico género de H. P. Lovecraft o Stephen King con imágenes e idiosincrasias propias. La conclusión es un sincretismo literario que eleva a una nueva categoría la literatura creada en el mundo latino.
De este crecimiento y esfuerzo por conseguir difusión y masividad, nace el Nocte, una suerte de Asociación Española de Escritores de Terror, conformada por grandes talentos como Víctor Conde, Emilio Bueso y, por fuera y de modo más reciente, escritores como Javier Haro Herraiz.
En este grupo es imprescindible sumar un nuevo escritor perteneciente a la misma «generación del terror», cuya novela, La puerta, valga la redundancia, ha entrado por La puerta grande de la literatura de terror rompiendo todos los esquemas esperables del género. Su nombre es Ernesto Cobo García y, pese a ser su primera novela, habrá que tomarlo en serio.
Ante todo, La puerta, es una novela contundente, edificada a través de la voz de la periodista Joanna Leire —muy creíble—, una suerte de «narradora presencial» que guía al lector y lo sumerge en una historia sólida, bien estructurada, cuyo final está a la altura de la intriga que generan sus 432 páginas.
Es un acierto del escritor dotar a la historia de una suerte de subtrama, en clave thriller, que eleva el clima de terror psicológico con acertados cliffhangers, que hacen imposible dejarla de leer.
En el comienzo, la aparición de los cuerpos sin vida de una misma familia crea en los habitantes de una pequeña ciudad una reacción inusual, hipnótica y de la que nadie guardará recuerdo alguno. En este sentido será, justamente, la periodista Joanna Leire la encargada de cubrir la noticia y, tras revivir gracias a una grabación de vídeo los sucesos acaecidos aquella noche, iniciará una investigación que la conducirá a un misterio cuyo desenlace se antojará cada vez más oscuro.
Tan sólo una persona, Marcos, es consciente de los sucesos acaecidos y, presa de terribles pesadillas, sufrirá una siniestra transformación que lo llevará a convertirse en la pieza clave de un macabro plan. Un plan que atrapará a todos los personajes, uniéndolos a través de un hilo invisible y cuyas terroríficas secuelas serán irreversibles.
Para los amantes de la —buena— literatura de terror, La puerta, de Ernesto Cobo García, se antoja como imprescindible, un hallazgo a la altura de los grandes clásicos del género.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s