Camarote exterior

Cada inicio de vacaciones vuelve al cementerio y ante su tumba se pregunta cómo pudo suceder.

Una mar en calma y una ligera brisa les dio la bienvenida. Los trámites en el muelle de embarque fueron rápidos. El capitán les saludó momentos antes de zarpar. Al salir del puerto solo recuerda la sensación de ir un poco apretados. No hubo tiempo para más.

Se quitó el chaleco salvavidas para una fotografía que le inmortalizase como un auténtico sin papeles en patera sin saber que aquella jodida ola haría volar por los aires el cayuco de lujo hasta dejarles boca abajo. Los equipos de rescate no pudieron hacer más que certificar la desgracia.

Este verano hará diez años.

Garraf