Pentagramas

Pasan las vacaciones entre mis vinilos y tu streaming, entre recuerdos de mi niñez y dibujos de tu carita de tonto; entre la indecisión por una de dos y las vueltas en el tiovivo; entre la espera a la orilla de la chimenea para descubrir la talla de tus vaqueros y el no dejarme comer golosinas; entre saber que últimamente solo soy un corazón tendido al sol y desear que ojalá quede tiempo para vivir.

Pasan las vacaciones y tenía que decírtelo: olvídate de ti, antes de que se pierda tu risa en la alameda, antes que se destiña tu camisa a cuadros.

1780126_10203099356994651_1992198512_o
Anna Uribe Aïs – Photography

spotify:user:didacmarin:playlist:0mBQLdrnRKbTN3jbfFdTCT

Papá cuéntame otra vez

Lucía se mudó al número siete de calle Melancolía, donde no paran los tranvías, donde nadie pregunta, donde se niega lo que se esconde, donde nunca es primavera, donde nunca la encontraré, donde sólo hay ausencias, donde las niñas ya no quieren ser princesas, donde no hay mar.

Hasta aquel día en que los adoquines se transformaron en baldosas de Gaudí y llegó a la Barcelona donde conocería al amor de su vida, donde recuperaría al que un día fue su padre. Café. Solo. Ni cuentos, ni utopías, ni sueños, ni futuros, ni explicaciones, ni pasados, ni direcciones, ni subjuntivos, ni conjunciones, ni cuentos, ni canciones, ni finales. Ni nada que contar otra vez. Ni tan siquiera un “si quieres encontrarme, ya sabes dónde estoy”.

spotify:track:3j4npYZWxwQfbZ5SGOUEGA

spotify:track:6b0WoMbq9HEPmQWMhIN8xq

Cartas al director

Queridos Reyes Magos,

Este año he hecho más caso que nunca a los mayores, esas personas (no todas) que me han enseñado a separar la paja del trigo, los elefantes merendados por boas de los sombreros de gente seria, los estatutos separatistas de las reformas constitucionales que aseguran estabilidad presupuestaria, los despilfarros del Ramon Llull de las bondades del Cervantes, las mentiras de la memoria histórica de los logros de los planes de desarrollo, el café para todos (algunos quieren quedarse con la Nespresso) de la achicoria de unagrandeylibre.

Ya sabéis que este año he empezado a ir a la escuela. Estoy muy contento con la formación del espíritu recibida. Me gustan  mucho esas bonitas canciones de la discográfica LOMCE que cantamos cada día en el ángelus time con la cara bañada por el sol. Los nuevos uniformes nuestros son muy bonitos. Y los uniformes que parecen pijamas a rayas les quedan muy bien a los pobres niños diferentes.

Pero me estoy yendo por los cerros y no me centro en lo importante. Mis padres han dejado de ser personas mayores con criterio. Me tenéis que ayudar. Se pasan el día hablando el idioma de la intimidad, actúan como zombis a la llamada de manifestaciones independentistas,  e incluso invitan a Mohamed a mi fiesta de cumpleaños.

Queridos Reyes Magos, por favor, este año sólo os pido que me traigáis la nueva máquina que anuncian en la teletienda, la de españolizar, tamaño padres.

spotify:track:0hKRTFuxX7t5pFkn2OUyX8

Entre la tragedia y la comedia

Dos monedas, elija su producto. Ella abre el diario y busca entre la oferta de detrás de la vitrina la solución al crucigrama de sus deseos. Está delante de la primera máquina expendedora de sueños. Ella asiste por primera vez a la Feria Internacional de “Sueños a domicilio, si tiene pesadillas le devolvemos su dinero”. Invitada por la organización, RentDreams.

Camina perdida entre los pasillos sin saber el orden para visitar tantos expositores. Ella, que se creía única en su oferta de alquiler de sueños, ha estado en la presentación de una papelera de reciclaje que fabrica sueños con los retales de lo descartado; ha descubierto un pegamento especial para sueños rotos; tiene la dirección de una discoteca que paga derechos de autor a los herederos de Shakespeare para organizar sueños de una noche de verano; conoce al portero de un burdel que patrocina sueños eróticos; tiene la tarjeta de una farmacéutica que promete un jarabe que cura la indiferencia ante los sueños ajenos. Y ha contactado con una consultora denominada la “Fábrica de Sueños” que ha montado una joint venture con una perfumería (a qué huelen los sueños), con una tienda de colchones (aseguramos los sueños) y con una pastelería (dulces sueños).

Cierra el diario, se levanta, recoge la ropa y se prepara para la tarde de seminarios. Los más solicitados son los de políticos especializados en joder los sueños al personal. También tienen mucho éxito los de la banca, que han editado un manual para que el personal no confunda los sueños con la letra pequeña. Y siempre queda sitio para asistir a los de aprendiz de escritor que sueñan con lectores benévolos.

spotify:track:6VzDWdKC4JBZCbURaXTMdQ

Plazas

Mayo siempre empezará en Haymarket Square.

Ella ha llegado a la Plaza Tahrir procedente de la Plaza Tian’anmen. De la Puerta de la Paz Celestial a la Liberación, un paseo sin retorno entre esos lugares simbólicos donde paseamos sin saber que los tanques han borrado el futuro.

Mayo siempre acabará en una plaza repleta de madres sin hijos.

spotify:track:3bEXLleJCzlbUkuziHZp1U