Crónica Sentimental

La han encargado escribir una crónica sentimental, género periodístico cocinado entre los fogones de Pepe Carvalho. Lo malo es que nadie que no haya llorado con doña Concha Piquer se merece una buena crónica. Y el encargo es para alguien que nunca ha buscado arena debajo de los adoquines.

A la vuelta de la lavandería se puso a la labor: sólo era necesario confundir Twitter con la literatura, Youtube con el cine, Facebook con la amistad, Instagram con las fotos amarillas y Spotify con la crónica sentimental de su vida.

Confundir la canción del verano con la felicidad es como confundir princesas con Blancanieves. Tantas velas sopladas para acabar confundiendo la cobertura de la BlackBerry con la libertad; cuando sabe que la única confusión perdonable es la de Sabina con Serrat.

spotify:track:0hKRTFuxX7t5pFkn2OUyX8

Anuncios