Remites sin dirección

Es hora de comer y su secretaria le recuerda que tiene reserva en La Camarga. La policía ha blindado los alrededores del parlamento y los votantes no pueden acercarse para comprobar en directo el estado de la nación. Han pasado dos días y está en todas las portadas. Carne de cañón de páginas centrales de dominical. Los desmentidos se repiten de forma automática.

La comida de carácter urgente de la ejecutiva es rápida. De manual. La negación como línea argumental y dejar pasar los días. Si el partido se ve salpicado, dimisión. Le tranquilizan: “Necesitamos carroña para los buitres, y lo tuyo ya ha prescrito. No te preocupes, tenemos una vacante en el consejo de administración.Todo está controlado.”

Y entonces, estalla el Escándalo, con mayúsculas. La demolición controlada se convierte en una explosión de onda expansiva incontrolada. De repente, todas las comidas de políticos quedan prohibidas.

Mortadelo y Filemón entregan el informe a los servicios de inteligencia y el documento Top Secret concluye que ya da igual, que es demasiado tarde, que los votantes prefieren la nueva candidatura de salvadores de la patria.

Y él sólo pregunta por la fuente de la filtración.

spotify:track:2f2Y140EkSJt5y6S7cvGNE